Ir a la versión anterior Iniciar sesión

09/01/2018

Ciclistas, peatones y motociclistas suponen ya el 50% de los muertos

En 2004 apenas representaban tres de cada 10 muertos

Limitar la velocidad a 30 km/h en ciudad y a 90 en carretera, una solución. El año pasado, el último con cifras consolidadas de siniestralidad, el 47% de las personas fallecidas en un accidente de tráfico pertenecían a los colectivos vulnerables. Es decir, aquellas personas cuya carrocería es básicamente su cuerpo: peatones, ciclistas y usuarios de motos y ciclomotores. Cuando acabe 2017, ese porcentaje habrá superado ya la mitad del total de víctimas, según Pons Seguridad Vial.

La consultora ha llevado a cabo un estudio de la siniestralidad de estos colectivos que revela que en 2004 apenas representaban tres de cada 10 muertos. Lo chocante es que ese año, España iniciaba un descenso vertiginoso que habría de reducir la siniestralidad general en un 67% hasta el pasado año; pero "solo" en un 47% en los usuarios vulnerables. Es más, en los ciclistas, el número de fallecidos es parecido: 67 ahora por 78 entonces.

Carecer de la protección que ofrece la carrocería de un turismo, una furgoneta, un autobús o un camión es determinante ya que -lo recuerda la DGT- el riesgo de morir en un accidente es 17 veces superior en una moto que en un coche. Además, el factor velocidad es crucial y, por ejemplo, está demostrado que la mayoría de atropellos a 50 kilómetros por hora son fatales.

Ramón Ledesma, asesor de la consultora, conjuga esos dos elementos al señalar que "la fiscalización eficiente de la velocidad y la mejora en la seguridad de los vehículos ha tenido una especial importancia en esa diferenciación de la siniestralidad" entre unos y otros usuarios. "A menor velocidad, un fallecido pasa a ser herido grave, y un herido grave a leve", puntualiza antes de recordar que "si en 2002 el porcentaje de vehículos que circulaban en autopista a más de 150 km/h era del 6%, ahora está por debajo del 1%". Además, si a comienzos de la década pasada el control de estabilidad ESP era muy poco común y casi siempre con sobreprecio, hoy es obligatorio en todos los nuevos modelos.

El efecto de estos dos hechos ha sido especialmente visible en autovías y autopistas, donde el número de usuarios no vulnerables pasó de 812 en el año 2000 a sólo 186 en 2015, con una reducción del 78% en dicho periodo.

Fenómeno 'Scooter'

En cambio, si miramos a las motos ha habido que esperar a este año para que un simple ABS sea obligatorio. Y el número de motoristas no ha dejado de crecer, especialmente por la irrupción de los versátiles scooter y por la norma que, desde 2004, permite que un modelo de hasta 125 centímetros cúbicos pueda ser conducido por quien tenga tres años de permiso de coche. De modo que esos modelos suponen más de seis de cada 10 matriculaciones de motos en España, ayudando a que su parque represente un 15,2% del total de vehículos.

En cambio, sus usuarios aportan el 22% del total de fallecidos en accidentes. Para acabar con esa situación, José María Riaño, secretario general de la patronal Anesdor, propone "mejorar la formación de los conductores de motos y ciclomotores", si bien los expertos también reclaman al Estado y entidades que el tiempo y recursos dedicados a la seguridad vial de este colectivo debería ser, al menos, equivalente a la representatividad de sus víctimas en el tráfico.

En el caso de las bicicletas, su boom ha sido todavía más espectacular, ya que 19 millones de españoles dicen usarla, más de la mitad para moverse a diario, según el último barómetro de este mismo año. "La principal medida para reducir su siniestralidad es precisamente lograr que haya muchos más ciclistas y para ello es preciso calmar el tráfico en la ciudades, además de ejecutar de una vez un plan estatal para este medio de transporte que también contribuye a reducir la mortalidad derivada de la contaminación", apunta Manuel Martín, director técnico de ConBici.

Esta última estrategia está muy vinculada a la de los peatones, un colectivo en el que hay que valorar la influencia de los mayores de 65 años, que cada vez tienen un peso más importante en la población y son los protagonistas de la mayor parte de los atropellos fatales en ciudad, creciendo también su presencia en los accidentes de bici.

"Como colectivo más vulnerable de todos, reclamamos un cambio en la jerarquía de la movilidad, especialmente la urbana, donde el vehículo motorizado debe perder su hegemonía a favor de peatones y ciclistas. Asimismo, deben predominar calles donde la velocidad no exceda los 30 km/h en el mejor de los casos. Estas cuestiones y otras no pueden quedar al amparo de la voluntad de cada ayuntamiento, sino que necesitamos de manera urgente una ley de rango estatal" demanda Ana Montalbán, presidenta de Andando, asociación estatal de peatones.

Desde Pons Seguridad Vial consideran que esa ley debería incluir a todos los vulnerables, con medidas muy similares a las ya citadas y con el añadido entre sus peticiones de una propuesta que está en el tejado del Ejecutivo desde hace varios años: la reducción de la velocidad máxima en carretera a 90 km/h.

 

Fuente: El mundo.

Ventajas

Elige dónde y cuándo estudiar, flexibilidad para completar tareas y formación cotinua.

Compra segura

Sistema de seguridad que garantiza que todos los datos que nos envíes están a salvo.

Atención al cliente

91 559 39 41